sábado, julio 31, 2021

"La emancipación de los trabajadores será obra de los propios trabajadores"

Inicio America Bolivariana Chile: Carta del embajador Cubano al Comité Nacional Demócrata Cristiano

Chile: Carta del embajador Cubano al Comité Nacional Demócrata Cristiano

Embajada de Cuba
Santiago, 13 de julio de 2021
Al Consejo Nacional del Partido Demócrata Cristiano de la República de Chile.
He conocido la Declaración del Consejo Nacional de la Democracia
Cristiana sobre la situación en Cuba, sobre la cual, no puedo menos
que asombrarme de la sideral distancia que un partido que declara
basar su acción en “cuatro valores esenciales: la libertad, la
justicia, la solidaridad, y la fraternidad”, escoja el camino de
denostar de un país, por razones puramente políticas e ideológicas,
que les apartan de los valores que afirman sostener. Y lo hacen,
además, con una bien disimulada y lánguida mención al “bloqueo”,
agrupándolo en una denominación genérica de “bloqueos”, como si el que
se aplica contra Cuba no fuera, como es, un crimen de lesa humanidad
por su carácter genocida, que ya se prolonga por más de sesenta años.
Omitir la mención y la calificación que merece tal crimen cuando de
Cuba se trata, resulta no solo ominoso, sino profundamente injusto y
vergonzoso.
En Cuba, señores del Consejo Nacional, además de libertad, justicia,
solidaridad y fraternidad, hay un pueblo soberano, unido y digno, que
no permite vasallajes, ni se deja engañar y que está en capacidad,
como lo ha demostrado en más de sesenta años, de defender su soberanía
e independencia al precio que sea necesario, aun en las condiciones
más difíciles, como las que ha provocado el criminal bloqueo  o el
azote de la pandemia, condiciones adversas que son aprovechadas muy
aviesamente para atacar al país con falsedades y campañas de las que,
triste y lamentablemente, se hace eco el Consejo Nacional de la
democracia cristiana chilena. Y si fuera esto solo, pero no lo es. Con
su declaración esa cúpula de la democracia cristiana le hace el juego
a una macabra maniobra que pretende derrocar a las autoridades que
soberanamente se ha dado el pueblo de Cuba, a través de una
intervención que, utilizando el “fin humanitario”, muy parecido al que
han aplicado en otros países, uno de ellos muy reciente, violan
conceptos y derechos establecidos internacionalmente.
Habría que ver, señores del Consejo Nacional, si todos los militantes
demócrata-cristianos apoyan su declaración, porque es de nuestro
conocimiento que muchos de ellos reconocen, entre otros hechos
concretos que muestran los valores de Cuba, haciendo gala de la
sensatez y de la decencia que la buena conducta dicta, que:
– El cubano es un pueblo instruido, con el ciento por ciento de sus
niños escolarizados, con una educación especial que proporciona
atención a los infantes que, por sus capacidades limitadas, la
requieren, en donde la educación, desde el nivel pre-escolar hasta la
universidad, es gratuita y de la mayor calidad, donde la superación
profesional no es patrimonio del que más dinero posea, sino del que
más talentos reúna
-La mujer en Cuba disfruta de plenos derechos de trabajo y seguridad
social, en condiciones de igualdad. Perciben salario igual por trabajo
de igual valor, tienen derecho a la propiedad de la tierra, a recibir
créditos bancarios, acceso a servicios de educación y salud gratuitas
y de calidad, así como a sus derechos sexuales y reproductivos. Son el
60,5% de los graduados de la educación superior; el 67,2% de los
técnicos y profesionales; el 49% de la fuerza laboral en el sector
estatal civil; el 48,6% de los dirigentes, el 81,9% de los profesores,
maestros y científicos; el 80% de los fiscales, Presidentes de
Tribunales Provinciales, jueces profesionales y de la fuerza laboral
en los sectores de la salud y la educación; el 53,5% en el sistema de
las Ciencias, la Innovación y la Tecnología; y más del 64,2% del
personal que presta servicios de colaboración en varios países del
mundo.
-La esperanza de vida al nacer en Cuba es de 79 años, la mortalidad
infantil es de 4,9 por cada mil nacidos vivos; el nivel de
inmunización de la población cubana alcanza un 98%, y han sido
erradicadas 14 enfermedades infecciosas, nueve no constituyen problema
de salud y otras 29 enfermedades transmisibles están controladas. La
industria médico farmacéutica y biotecnológica nacional asegura el
64,1% de los medicamentos.
-A pesar del injusto bloqueo, Cuba garantiza el derecho a la salud de
toda su población, a través de un sistema de salud pública único,
universal y gratuito y accesible al 100 % de la población sin
discriminación de ningún tipo, con participación comunitaria, basado
en la atención primaria, con el médico y la enfermera de la familia
como su principal fortaleza.
-Cuba es el país mejor dotado en el número de médicos por habitantes,
según la OMS, con más de 100,000 médicos activos y un indicador de 9
médicos por cada 1,000 habitantes. La tasa de médicos por 10 mil
habitantes es de 80,2, la de estomatólogos de 15 y la de enfermeras de
79,3. En 10,782 consultorios del médico y la enfermera de la familia
en las comunidades laboran 12,883 médicos. Se garantiza la atención
médica integral al 100% de la población. Se ha fortalecido el Programa
Nacional de las ITS/VIH/SIDA, con notables resultados. La prevalencia
de VIH/SIDA en la población de 15 a 49 años es de 0,27%,
garantizándose el tratamiento antirretroviral a todos los que lo
necesitan. Cuba fue el primer país del mundo en recibir la
certificación de la OMS por eliminar la transmisión de madre a hijo
del VIH y la Sífilis.
-Desde 1960, más de un millón de cubanos han ofrecido servicios en 186
países, Chile incluido en tres ocasiones, en los años 1960, 2010 y
2015. En el sector de la salud, más de 1,500 millones de pacientes
atendidos; más de 6,500,000 vidas salvadas; más de 2,900,000 partos
realizados, y más de 10 millones de intervenciones quirúrgicas. Cuba
participó junto a otros países y la OMS en la lucha contra el virus
del Ébola en África Occidental.
-Para apoyar en el enfrentamiento a la covid-19, miles de
profesionales cubanos de la salud pertenecientes al Contingente Henry
Reeve,  organizados en 52 brigadas, laboraron en 40 países, los que se
unieron en esa batalla a otros más de 29,000 médicos que ya laboraban
en 59 países. La OMS otorgó el Premio de Salud Pública en Memoria del
Dr. Lee Jong-wook al referido Contingente, y miles de propuestas
fueron cursadas en el último año a favor de otorgar a ese Contingente
el Premio Nobel de la Paz.
-El programa de alfabetización cubano “Yo sí puedo”, merecedor del
premio Rey Sejong de la UNESCO, ha permitido graduar a más de  diez y
medio personas de treinta países, y a más de un millón y medio en la
post-alfabetización.
-Se han graduado en Cuba en las carreras de Ciencias Médicas 37, 333
jóvenes de 141 nacionalidades, de los cuales el 96 por ciento son
médicos.
-La atención al adulto mayor cuenta con tres subprogramas:
Institucional, Hospitalario y Comunitario, con predominio de este
último, que garantizan la debida atención a este grupo etario.
-Cuba ha ratificado 44 instrumentos internacionales en materia de
derechos humanos, de los 61 existentes (para aquilatar el dato,
Estados Unidos ha ratificado 18).
Todo ello, estimados señores del Consejo Nacional, a pesar de ser un
país con escasos recursos naturales, pero compensado por una política
que privilegia la formación de recursos humanos, que ha permitido
contar hoy con una comunidad científica que incluye más de 200 centros
con más de 60,000 especialistas. Fruto de ello, en la etapa más
reciente, son los cinco candidatos vacunales contra el covid-19, de
los cuales ya dos son vacunas con eficiencia comprobada de más del 92
%, primeras vacunas en Latinoamérica y Caribe. Y a pesar también del
cruel bloqueo de Estados Unidos que afecta severamente todas las
facetas de la vida humana, económica y social.
Les he brindado toda esta información, que es solo parte de lo que
Cuba posee, porque es mucho más lo que disfrutamos, y también lo que
compartimos con los necesitados, dado que no damos lo que nos sobra
sino que compartimos lo que tenemos, para que comprendan que el pueblo
cubano es capaz de aquilatar el valor de estas realizaciones, y que
las preservará y enriquecerá bajo cualquier circunstancia. Y que
cuando se habla de “pueblo cubano”, como ocurre en su Declaración, muy
frecuentemente, cuando de intencionalidad o de juicios sesgados se
trata, se equivoca el sentido y el significado de “pueblo cubano”, al
que, ciertamente, ustedes demuestran que no conocen. Al enviarles esta
respuesta a su Declaración, me abstengo de abundar en la calificación
de los términos que utilizan, inaceptables e impropios.
Pero, y como de decir las cosas con la verdad en la mano como
corresponde cuando, una vez más afirmo, se actúa con decencia y
sensatez, añado ahora, que el respeto es atributo supremo, porque Cuba
no es una dictadura ni ustedes tiene derecho alguno a inmiscuirse en
los asuntos internos de una Nación soberana, independiente y orgullosa
de sí misma, para bien de los cubanos y salvaguarda de su bienestar y
de su futuro.

Jorge Lamadrid Mascaró
Embajador de Cuba en Chile
13.07.2021.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ARTÍCULOS POPULARES