jueves, abril 18, 2024

"La emancipación de los trabajadores será obra de los propios trabajadores"

Inicio Uncategorized La noción de nación (escribe Luis Casado)

La noción de nación (escribe Luis Casado)

Las creencias colectivas se disipan, pierden fuerza, cuentan menos o simplemente ya no cuentan. ¿Quién le cree a los partidos políticos (no digo corruptos porque sería un pleonasmo) por ejemplo? ¿O bien a la Iglesia refugio de pedófilos? ¿Quién se identifica aún con su propio país cuando hay quienes los venden a precio de outlet? Luis Casado reflexiona sobre el tema, sin usar pinzas ni metáforas… No es el caso de alegrarse, como hacía Lucrecio…
Suave mari magno turbantibus aequota ventis aequora spectare e terra magnum laborem alterius

(Es agradable, cuando los vientos atormentan las olas sobre el vasto mar, contemplar los sufrimientos del prójimo desde lo alto de un promontorio… Lucrecio. De Natura Rerum, II, v.1 a 33)

Entre las herramientas que aprendí a usar de niño se cuenta una irremplazable: el diccionario. Más tarde supe que las prácticas lugareñas hacen de cualquier palabra un enredo polisémico de mucho cuidado. Así, una “guagua” es un niño o niña lactante en Chile, mientras que en Cuba o en el archipiélago Canario se trata de un autobús de esos que en Chile llamamos “micro”. Lo que nuestros vecinos argentinos llaman “curda”, en España es “estar en pedo” y en Chile una “tranca”, que la RAE define como Palo grueso que se pone para mayor seguridad, a manera de puntal o atravesado detrás de una puerta o ventana cerrada.

Peor aún, una misma cosa es designada de distintos modos y la comprensión se hace difícil. Ejemplo entre otros: para los cubanos la papaya no es la fruta que uno piensa. Uno cree que domina el idioma pero vuelve al diccionario para eliminar dudas, precisar un significado o aprender nuevas palabras. Inconveniente: a veces el propio diccionario te induce en error, te confunde, te conduce a callejones sin salida.

Consulté el diccionario de la RAE para examinar la noción de “nación”y mira lo que encontré: la palabra recibe tres acepciones,

1. f. Conjunto de los habitantes de un país regido por el mismo Gobierno.
2. f. Territorio de una nación.
3. f. Conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común.

Irlanda, una nación, tiene tres gobiernos: uno en Dublin, otro en Belfast y un tercero en Londres. La antigua Yugoslavia -un país- ahora está separada en no menos de doce “países” con otros tantos gobiernos, incluyendo uno creado a bombazos por EEUU y la OTAN. Escocia busca su independencia de Gran Bretaña y mientras tanto está regida por un gobierno en Londres y otro en Edimburgo.

Luego, que la nación sea definida como el “territorio de una nación” es algo así como una recursión: la definición de una palabra con la misma palabra. El pan es el pan…

En cuanto al conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común… ¿cómo no pensar en países que albergan habitantes disímiles en idioma, cultura, territorio, tradiciones, costumbres, gastronomía, características antropológicas, color de piel, religión, etc.? Francia, es un buen ejemplo. O Bélgica. O España, para no mencionar la India o aún China y Rusia. O bien Chile, en cuyo territorio aún encontramos aymarás, quechuas, diaguitas, mapuches, onas, alacalufes y aun otros pueblos a pesar de los denodados esfuerzos de los conquistadores y de sus indignos sucesores por liquidarlos a todos.

Exit pues la RAE y sus definiciones. De ahí que haya echado mano a un concepto del economista e investigador francés Frédéric Lordon. Helo aquí:

“La deliberación democrática tiene su lugar más favorable en la circunscripción de lo que llamamos una nación. Sabiendo que por nación, si somos capaces de un poco de espíritu de abstracción, no hay que entender el dato del contorno de las actuales naciones, sino la nación, definida como el espacio de realización del principio de soberanía.”

No digo que esta definición facilite el curro: la Unión Europea, por ejemplo, y los países que la conforman, tendrían muchas dificultades para demostrar que constituye, o constituyen, el espacio de realización del principio de soberanía.

Ese ectoplasma llamado Ursula von der Layen, por ejemplo, no fue elegida por nadie, y mangonea como si se tratase de la encarnación del sufragio popular. Lo mismo se puede decir de ese payaso-sicario llamado Josep Borrell, un mutante que pasó del ala izquierda del PSOE a guardián de la herencia neofascista europea. Franco debe bailar muiñeira en su tumba.

Agrégale que Europa no es sino un Protectorado de los EEUU y ya la tenemos liada. No lo digo yo, lo dijo Charles de Gaulle cuando denunciaba, en su calidad de presidente de Francia, ese ministerio de colonias llamado OTAN. Mon Général tenía -como decía él mismo- “una cierta idea de Francia”: una nación grande, fuerte, independiente y soberana… Nación que sucumbió junto a él. Una vez más no lo digo yo, lo dice Pierre de Gaulle, nieto del gran Charles, quién sostiene que la clase política gala traicionó los ideales de su abuelo entregándose a la dominación del imperio.

Si se trata de gobernar para su propio pueblo, las mandatarias/es/is/os/us lo tienen crudo cada vez que toman decisiones que contrarían los intereses de las oligarquías y de los mercados financieros. O del imperio… que es más o menos lo mismo.

Para resistir hay que tener convicciones, habilidad, un cerebro y algo de cojones. De otro modo terminas nombrando a Jaime de Aguirre ministro de… ¡Cultura!

Actualmente, en materias económicas no se puede debatir de nada, ni descartar la doxa o negar la verdad revelada. El neoliberalismo es el destino insuperable de la Humanidad. Que hoy en día los EEUU practiquen un proteccionismo hipócrita, financien a las empresas que se deciden a abandonar Europa para instalarse en el imperio, que una vez más importantes bancos quiebren dejándole la cuenta a los fondos públicos… no estimula ni siquiera el deseo de pensar allí donde nadie piensa estas cosas. En Chile por ejemplo.

Si no se puede debatir… ¿dónde queda la soberanía? Si los ciudadanos no tienen ni siquiera el derecho a opinar sobre cuestiones que les atañen directamente, como sus leyes -comenzando por la primera: la Constitución- ¿dónde queda la noción de nación? Si no es posible definir más prioridades ni objetivos que un alto nivel de lucro para los capitales extranjeros acompañado de una ridícula tasa de impuestos… ¿de qué sirve votar?

La nación ya no es el espacio de realización del principio de soberanía, si alguna vez lo fue. Para decirlo con todas sus letras, la nación ya no existe.

En estos días, Macron intenta gobernar por decreto en Francia, y así le va. El uso inmoderado del artículo 49.3 de la Constitución francesa, que impone leyes que nadie ha votado, podría echar abajo el gobierno, forzar nuevas elecciones parlamentarias, y debilita, sí o sí, la frágil legitimidad de un elegido por defecto.

En otros sitios la Constitución debe ser el resultado de una masturbación extremadamente privada entre expertos del onanismo a las órdenes del gran capital. Tú lo llamas como te de la gana: comité de expertos, consejo ciudadano, comité técnico… Lo que no figura en ningún sitio es la nación. Ese espacio de realización del principio de soberanía que desapareció un 11 de septiembre de 1973, hace ya casi 50 años.

¡Cómo te echamos de menos, Salvador…!

Fuente: [email protected]

El autor:

Luis Casado
Francia
Texto: www.critica.cl
Nació en Chile. Es ingeniero del Centre d’Etudes Supérieures Industrielles (CESI – París).
Ha sido profesor invitado del Institut National des Télécommunications de Francia y Consultor del Banco Mundial.
Su vida profesional, ligada a las nuevas tecnologías destinadas a los Transportes Públicos, le llevó a trabajar en más de 40 países de los cinco continentes.
Como empresario del sector de las tecnologías de la información fue premiado por la Cámara de Comercio y de Industria de París (Innovación tecnológica – 2006).
Ha publicado varios libros en Chile y en Europa, en los que aborda temas económicos, lingüísticos y políticos.
Editor de Politika.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe en tu email la selección de lo más destacado de nuestro contenido

ÚLTIMOS ARTÍCULOS