Música

warning: Creating default object from empty value in /home1/navegooc/public_html/ler2o1o/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 1364.

Nano Acevedo

nano-acevedo_libro.jpg

EXTRACTO LIBRO: LOS OJOS DE LA MEMORIA.
La Casa de Catedral. ( La Campaña del 70)
Nano Acevedo

Penetro al patio rodeado por oficinas y en una de ellas Ugaz está sentado frente a una máquina de escribir y reposa sobre su falda una guitarra blanca que ganó cantando mi tema “ Canto a una Empleada Doméstica” haciéndolo pasar como de su autoría. Huyó de ese lugar de un día a otro y nunca más supimos de su confusa existencia.

Alí Primera: Que no calle el cantor (por Nilda M. López)

ali02.jpg

Alí Primera nace en Coro, estado de Falcón, un 31 de octubre de 1941, en un hogar muy humilde donde la pobreza y la desigualdad social marcarían para siempre al cantor, cuya voz se alzaría décadas más tarde para señalarlas con rabia e indignación.

A Luis Emilio Recabarren (Víctor Jara)


name="menu" />

Letra y música: Víctor Jara (1969)
del álbum "Pongo en tus manos abiertas"

Pongo en tus manos abiertas mi guitarra de cantor
Martillo de los mineros, arado del labrador

Recabarren, Luis Emilio Recabarren,
simplemente doy las gracias por tu luz.
Con el viento, con el viento de la pampa,
tu voz sopla por el Centro y por el Sur.

Árbol de tanta esperanza, naciste en medio del sol.
Tu fruto madura y canta, hacia la liberación.

Recabarren, Luis Emilio Recabarren,
simplemente doy las gracias por tu luz.
Con el viento, con el viento de la pampa,
tu voz sopla por el Centro y por el Sur.

Canto a la pampa (Quilapayún)

Descargar archivo .mp3

Texto: Francisco Pezoa; música: del folklore
del álbum "x VIET-NAM" (1968)

Canto a la pampa, la tierra triste,
réproba tierra de maldición
que de verdores jamás se viste
ni en lo más bello de la estación.

En donde el ave nunca gorjea,
en donde nunca la flor creció
ni del arroyo que serpentea
su cristalino bullir se oyó.

Hasta que un día como un lamento
de lo más hondo del corazón
por las callejas del campamento
vibró un acento de rebelión.

Eran los ayes de muchos pechos
de muchas iras era el clamor
la clarinada de los derechos
del pobre pueblo trabajador.

Benditas víctimas que bajaron
desde la pampa llenas de fe
y a su llegada lo que escucharon
voz de metralla tan sólo fue.

Distribuir contenido