Literatura

warning: Creating default object from empty value in /home1/navegooc/public_html/ler2o1o/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 1364.

Literatura: Cuando las ideas y el pensamiento vuelan.(Ferte Arriagada Jerez)

jerez.jpg

Em homenaje a María Arriagada Jerez detenida desaparecida y a todos nuestros compañeras y compañeros víctimas de la Dictadura Militar.

Cuando las ideas y el pensamiento vuelan.
Ferte Arriagada Jerez

En esta obra el autor hace una mirada retrospectiva de su vida. Proviene de una familia campesina, muestra cómo se desarrolla su vida y el modo en que se vive en una de las zonas rurales más pobres de Chile, la localidad de Curacautín en la provincia de Malleco, IX región.
Con mirada y lenguaje simple comparte los aspectos más importantes de su vida: sus prácticas laborales, el despertar como dirigente, sus diversas experiencias y traspiés en su andar por los más variados oficios, tanto en Chile como en la República Argentina. Con la sabiduría del campesino asimila la solidaridad de sus pares la que pone en práctica cuando descubre la filosofía del Partido que le mostrará la senda que le impulsará a erigirse como uno de los grandes y anónimos dirigentes políticos campesinos comunistas.
Narra con simpleza cómo los dirigentes partidarios le enseñaron a enfrentar cada responsabilidad que la organización le encomendaba, explica también como adquiría la mística, disciplina y respeto necesarios para acometer cada una de sus tareas y la recepción que tenía en sus compañeros.
Vive períodos de persecuciones, los que no le amilanan. Sus esfuerzos se ven premiados con el gran logro que los trabajadores, campesinos, mujeres y jóvenes del pueblo de Chile, basados en el Programa de la Unidad Popular, logran conquistar en 1973: la elección de Salvador Allende como Presidente de la República. Muestra en este libro el modo en que él y su partido enfrentaron la feroz e implacable persecución durante la dictadura de Pinochet que destruyó a parte de su familia y a muchos de sus camaradas que heroicamente hicieron el mayor de los esfuerzos por derrotar a la tiranía.
Este libro es un sentido homenaje a su hermana María Arriagada Jerez, profesora rural, detenida desaparecida, que se encuentra en la fila interminable de luchadores sociales que brindaron sus vidas con el máximo sentido de conciencia social y convicción de sus ideales, además muestra a las nuevas generaciones de comunistas su visión acerca de la organización de la que ha formado parte de toda su vida.

Agradecemos al compañero Ferte Arriagada su autorización para publicar este libro.

Para leer PDF hacer clik en título

Descargar documento (PDF): Cuando las ideas y el pensamiento vuelan

Literatura: Cuentos de Fútbol.

CUENTOS DE FUTBOL

19 DE DICIEMBRE DE 1971
Roberto Fontanarrosa

Sí. yo sé que ahora hay quienes dicen que fuimos unos hijos de puta por lo que hicimos con el viejo Cásale, yo sé. Nunca falta gente así. Pero ahora es fácil decirlo, ahora es fácil. Pero había que estar esos días en Rosario para entender el fato, mi viejo, que hablar al pedo ahora habla cualquiera.

Cuentos Latinoamericanos. ( Olegario Lazo Baeza y Oscar Castro)

El Padre
Olegario Lazo Baeza.

Un viejecito de barba larga y blanca, bigotes enrubiecidos por la nicotina, manta roja, zapatos de taco alto, sombrero de pita y un canasto al brazo, se acercaba, se alejaba y volvía tímidamente a la puerta del cuartel. Quiso interrogar al centinela, pero el soldado le cortó la palabra en la boca, con el grito:
-¡Cabo de guardia!
El suboficial apareció de un salto en la puerta, como si hubiera estado en acecho.
Interrogado con la vista y con un movimiento de la cabeza hacia arriba, el desconocido habló:
-¿Estará mi hijo?
El cabo soltó la risa. El centinela permaneció impasible, frío como una estatua de sal.
-El regimiento tiene trescientos hijos; falta saber el nombre del suyo repuso el suboficial.
-Manuel… Manuel Zapata, señor.
El cabo arrugó la frente y repitió, registrando su memoria:
-¿Manuel Zapata…? ¿Manuel Zapata…?
Y con tono seguro:
-No conozco ningún soldado de ese nombre.

Cuentos Latinoamericanos. ( Aquiles Nazoa)

Nazoa.jpg

LA HISTORIA DE UN CABALLO QUE ERA
BIEN BONITO.

Aquiles Nazoa
Venezuela

Yo conocí un caballo que se alimentaba de jardines. Todos estábamos muy contentos con esa costumbre del caballo; y el caballo también porque como se alimentaba de jardines, cuando uno le miraba los ojos las cosas se veían de todos los colores en los ojos del caballo. Al caballo, también le gustaba mirarlo a uno con sus ojos de colores, y lo mejor del asunto es; que en los ojos de ese caballo que comía jardines, se veían todas las cosas que el caballo veía, pero claro que más bonitas, porque se veían como si tuvieran siete años. Yo a veces esperaba que el caballo estuviera viendo para donde estaba mi escuela. El entendía las cosas y veía para allá, y entonces mi hermana Elba y yo nos íbamos para la escuela a través de los ojos del caballo.

Cuentos Latinoamericanos. ( Andrés Eloy Blanco)

Eloy Blanco.jpg

Cuentos de Andrés Eloy Blanco

EL HONOR

El concepto del honor es eterno. Tiene una consistencia de calidad eterna, que el espíritu reclama para perpetuarse y reproducirse, como la secuela del ser en la perennidad de la vida.

Por eso, los antiguos señores resumían el honor en sus emblemas; y para esos emblemas solicitaban nobles materiales de fuerza imperecedera. Por eso estampaban el signo del honor en sus armas y divisas; sobre el escudo martilleaban la enseña; sobre el peto de acero nielaban el blasón desplegado; en las altas sobrepuertas ponían a campear la piedra dura del secular tallado.

Pero los tiempos cambian; y si es muy cierto que el mundo cuenta con millares de seres para quienes el honor sigue pidiendo recia presentación, cierto es también que para muchos el material se ha hecho flexible. Y llega el caso de hacerse líquido el emblema, de modo que se acomode a la vasija de las circunstancias.

Cuentos Latinoamericanos.

"Primer paseo"

Silvia Veloso Pérez, Santiago de Chile..

Allí, en la tierra austral, en las vivencias de Belén existió un paraíso, propio de sus primeros años infantiles, cuando el mundo enseña y comienza a juntar sueños, alegrías y asombros en el cofre del alma .
Así ocurrió la noche de un sábado, cuando la primavera fundía solemnidades en el pueblo. Tras terminar la cena, doña Martina, madre de Belén, llamó a la pequeña, quien, en breve instante, captó que algo importante le diría; más, la impaciencia de niña hacía que los segundos parecieran una larga espera
a la noticia.

Cuentos Latinoamericanos.

“El ahogado”

Baldomero Lillo

Sebastián dejó el montón de redes sobre el cual estaba sentado y se acercó al barquichuelo. Una vez junto a él extrajo un remo y lo colocó bajo la proa para facilitar el deslizamiento. En seguida se encaminó a la popa, apoyó en ella su espalda y empujó vigorosamente. Sus pies desnudos se enterraron en la arena húmeda y el botecillo, obedeciendo al impulso, resbaló sobre aquella especie de riel con la ligereza de una pluma. Tres veces repitió la operación .
A la tercera recogió el remo y saltó a bordo del esquife que una ola había puesto a flote, empezó a cinglar con lentitud, fijando delante de sí una mirada vaga, inexpresiva, como si soñase despierto.

Cuentos Latinoamericanos.

Cuentos Latinoamericanos:

"El Padre"

(de Olegario Lazo Baeza)

Un viejecito de barba larga y blanca, bigotes enrubiecidos por la nicotina, manta roja, zapatos de taco alto, sombrero de pita y un canasto al brazo, se acercaba, se alejaba y volvía tímidamente a la puerta del cuartel. Quiso interrogar al centinela, pero el soldado le cortó la palabra en la boca, con el grito:
-¡Cabo de guardia !
El suboficial apareció de un salto en la puerta, como si hubiera estado en acecho. Interrogado con la vista y con un movimiento de la cabeza hacia arriba, el desconocido habló:
-¿Estará mi hijo?
El cabo soltó la risa. El centinela permaneció impasible, frío como una estatua de sal .
-El regimiento tiene trescientos hijos; falta saber el nombre del suyo repuso el suboficial.
-Manuel… Manuel Zapata, señor.
El cabo arrugó la frente y repitió, registrando su memoria:
-¿Manuel Zapata…? ¿Manuel Zapata…?
Y con tono seguro:

Cuentos Latinoamericanos y EE.UU.

"La gallina de Cajón"

Escritora. narradora: Eugenia Toledo. Seattle, Estados Unidos

No habría podido pronunciar o entender la palabra pobreza en toda su amplitud, porque era muy niño aún, sólo tenía siete años, pero bien sabía lo que era el hambre, el dolor de estómago y la mesa vacía. Metidos en un pueblo donde el diablo perdió el poncho, con su madre y sus cuatro hermanas, muchas cosas dependían de él, ya que era el único hombre de la casa. Por ejemplo, supervisaba a sus hermanas pequeñas cuando su madre atendía la Central Telefónica, la única que existía en la zona y servía a diez casas con teléfono .

Cuentos Latinoamericanos.

"Teresa a la intemperie"

Lilí Muñoz. Ciudad de Neuquén. Patagonia Argentina

Distribuir contenido