Literatura

warning: Creating default object from empty value in /home1/navegooc/public_html/ler2o1o/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 1364.

Corvalán de Chile. (Eduardo Labarca G.)

El 27 de septiembre de 1973, en la casa en que se hallaba oculto desarrollando su actividad de dirigente revolucionario clandestino, fue detenido en Santiago Luis Corvalán, Secretario General del Partido Comunista de Chile......
Editorial de la Agencia de Prensa Nóvosti-1975

Para leer PDF hacer clik en título

Descargar documento (PDF): Corvalán de Chile (Eduardo Labarca G)

Literatura: Hijo del Salitre (Volodia Teitelboim)


Amigas y Amigos:
Hijo del salitre, publicada por primera vez en 1952, es una epopeya social de los trabajadores salitreros del norte grande. Inscrita en el modelo del realismo socialista, esta novela narra la historia de un abnegado líder de masas, Elías Laferte, y las injusticias humanas y sociales que enfrenta junto a los demás trabajadores del salitre. Luis Enrique Délano se refiere a esta novela de esta manera: "La leí pasando por todas las etapas que experimenta el lector de este libro: el encanto y la curiosidad con que se va descubriendo el árido Norte; la admiración por todo el esfuerzo con que se reconstruyen una zona y una época de Chile: la seducción que surge de los personajes, en especial del sabio y tranquilo Recabarren y del joven e inquieto Elías; el asombro con que se contempla ese cuadro inmenso, plástico y epopéyico, del descenso de los trabajadores desde las oficinas salitreras a Iquique; la indignación y el horror con que se asiste a la turbia matanza de la Escuela Santa María; la naturalidad con que se observan los pasos de aquellos que todo eso han visto y sufrido, hacia el campo de la lucha".
La vida de Elías Lafertte G. en esta novela de nuestro compañero Volodia Teitelboim, editado por el Instituto Cubano del Libro La Habana, año 1972.

Para leer PDF hacer clik en título

Descargar documento (PDF): Hijo del Salitre (Volodia Teitelboim)

Literatura: Cuentos de Julio Cortazar

Cortázar.jpg

Casa tomada

Nos gustaba la casa porque aparte de espaciosa y antigua (hoy que las casas antiguas sucumben a la más ventajosa liquidación de sus materiales) guardaba los recuerdos de nuestros bisabuelos, el abuelo paterno, nuestros padres y toda la infancia.

Literatura: La expulsión. ( de Pedro Merino)

Merino, Pedro.jpg

PEDRO MERINO

(La Habana, 1967). Poeta y “contador de historias”. Graduado en Ciencias Bibliotecarias por la Universidad de La Habana en 1994. Es autor de títulos llamativos como Operación “Fula”, su primer libro publicado (Premio de Novela Breve Juan March, España, 2003), los volúmenes de cuentos Pan con tomates verdes (Smashwords, 2011) y El pescador y la cámara (Smashwords, 2011), y la novela Los guapos no toman sopa (Amazon, 2011) que lo identifican dentro del realismo sucio en la literatura latinoamericana-caribeña. Sus personajes variopintos como el capitán Veitía y su ayudante Rodríguez protagonizan otras historias negras de corte policial. También es autor del poemario Ancho de colores (Amazon, 2012) y del volumen de cuentos Dientecito de leche (Amazon, 2012), de temática infantil-juvenil. Utiliza a veces los seudónimos Saulo de Tarso o Apóstol Pablo.
http://quintadelacaridad.blogspot.com.ar/
http://synopsisofthenovel.blogspot.com.ar/

Literatura: El agujerito . ( José Ernesto Schulman)

agujerito.jpg

El agujerito…una Crónica ficcionada de una historia real de la resistencia en Orletti, el Centro Clándestino para la Operación Condor

Cuando despertó, aturdido por la sirena del tren, todo era oscuro y sucio frente a sus ojos.

El derecho no lo pudo abrir, pero con el izquierdo apenas si pudo divisar una ligera claridad que entraba por debajo de la capucha y activaba su pupila.

Ver no veía, pero de a poco empezó a sentir los golpes en la espalda, las quemaduras en los huevos y un corte profundo en la ingle.

Se enderezó como pudo y apoyó la cabeza contra la pared sobre la que lo habían tirado y se sintió un poco mejor.

Literatura: Autobiografía de un viejo comunista chileno.( Humberto Arcos Vera)


EXTRACTO:
Capítulo XI
Las reuniones en el exterior
con la dirección del Partido

Yo había llegado el domingo a Moscú y el lunes tuvimos nuestra primera reunión. Llegaron al hotel como diez camaradas. Además de Luis Corvalán, Américo Zorrilla y Orlando Millas, recuerdo que estuvieron Mireya Baltra. Jorge Insunza y Rodrigo Rojas (estos dos últimos habían viajado desde la RDA). Nos reunimos en un salón del mismo hotel y me pidieron que, como "hombre del interior', les informara cómo veía el Partido la situación en Chile. Básicamente repetí lo que había hablado en Venezuela y en la RDA, y planteé nuestra critica a que se realizara un pleno del Comité Central sin invitar a nadie del interior y nuestros reparos frente a 1a divulgación del listado con los nombres de los miembros del Comité Central muertos y actuales, les expliqué que algunos de ellos estaban en Chile descolgados (16), aunque nosotros los tratábamos de ayudar, y otros que habían estado trabajando en estructuras partidarias.

Literatura: Chacón.( José Miguel Varas)

Extracto:

II
DEL VIDRIO A LA
REVOLUCION SOCIAL

A los catorce años empecé a trabajar como obrero en la fábrica de vidrios "La Nacional.Aprendí el oficio de maquinista y el de "archero"."Archa" se llama el horno donde se da cocimiento a las damajuanas. Supe hacer botellas vineras y cerveceras.La fábrica ocupaba una manzana entera en San Diego pasado Franklin, donde ahora hay una plaza: Era la mas grande de Chile en su ramo.Teníamos jornadas de ocho horas.Había tres turnos. Los salarios eran malos, pero eran pasables comparados con las de las otras industrias.Después los hicimos mejorar a punta de pelea.No se conocía previsión ninguna.Iba un médico una vez por semana.......

Para leer libro hacer clik en título

Descargar documento (PDF): Chacón.(José Miguel Varas)

Literatura: Un vaso de agua. ( José Ernesto Schulman)


Acerca de José Ernesto Schulman
Militante por los derechos humanos, secretario de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, escritor, educador popular

Mi vieja era hija de un ferroviario rosarino, inmigrante judío de la Rusia, y de otra rusita del lado de Odessa. Nació en Rosario y fue una de las pocas de su familia que terminó el secundario. Trabajó unos años en Casa Gessel, especializada en artículos para bebé y como se estilaba en la época, dejó de hacerlo cuando se casó con mi papá y se fueron para Santa Fe, abandonando todo lo conocido por ella.

Valiente la Flora

Adoptó la religión de mi viejo que era ateo y en casa nunca supimos lo que era una ceremonia religiosa, aunque si nos bautizaron a los tres y se respetaba el calendario gastronómico, los kniches, el guefilte fish, el leikaj y los pepinos agridulces.

Literatura:Las tres lluvias.( cuento de Blanca Elena Paz)

lluvia.jpg

Busco en mi memoria y te encuentro, Luz Marina, sentada al borde de mi cama, en nuestra habitación de la Plata. Tus manos me han despertado y me preguntas al oído:
-(¿Sientes como llueve? ¿Salgamos a dar una vuelta?
Dimos muchas vueltas, Luz Marina, bajo la lluvia o bajo el sol. Esos fueron nuestros mejores años, los años de la Facultad. Compartíamos no solo el cuarto: sueños, aburrimiento, hambre. Y a veces, cuando llegaba tu cheque, o el mío, pizza con una botella de vino.
Aun no se fue la imagen de la lluvia rebotando en tu paraguas azul. El tiempo no apagó el eco de nuestros pasos sobre la alfombra lila del parque. Lila, luz Marina, de ese lila que solo tienen las flores que caen del jacaranda.

Caracas sin agua. ( Gabriel García Márquez)

gabriel.jpg

Después de escuchar el boletín radial de las 7 de la mañana, Samuel Burkart, un ingeniero alemán que vivía solo en un pent-house de la avenida Caracas, en San Bernardino, fue al abasto de la esquina a comprar una botella de agua mineral para afeitarse. Era el 6 de junio de 1958. Al contrario de lo que ocurría siempre desde cuando Samuel Burkart llegó a Caracas, 10 años antes, aquella mañana de lunes parecía mortalmente tranquila. De la cercana avenida Urdaneta no llegaba el ruido de los automóviles ni el estampido de las motonetas. Caracas parecía una ciudad fantasma. El calor abrasante de los últimos días había cedido un poco, pero en el cielo alto, de un azul denso, no se movía una sola nube. En los jardines de las quintas, en el islote de la Plaza de la Estrella, los arbustos estaban muertos. Los árboles de las avenidas, de ordinario cubiertos de flores rojas y amarillas en esa época del año, extendían hacia el cielo sus ramazones peladas.

Distribuir contenido