La FOCH

Los pequeños núcleos del nuevo partido, llamados Secciones, dedican sus esfuerzos a reactivar el movimiento sindical aplastado desde la masacre de 1907. Se logran importantes avances en 1912 y 1913. Pero todo o casi todo lo alcanzado se pierde poco después, debido a la represión de las autoridades y a la influencia de la burguesía en los sectores más atrasados del proletariado.

El Primero de Agosto de 1914 se inicia la Primera Guerra Mundial en Europa. El lejano conflicto afecta al norte chileno, en especial a la industria del salitre. La cesantía golpea a los trabajadores de la pampa. Pese a todas las dificultades, hay un nuevo reactivamiento sindical hacia 1918.

El 25 de Diciembre de 1919, se inicia en Concepción la Tercera Convención de la Gran Federación Obrera de Chile. Concurren delegados de 68 consejos federales de todo el país. Se enfrentan allí dos posiciones. Una la del abogado conservador y fundador de la entidad, Pablo Marín Pinuer, que propicia la mantención de ese organismo como una mutual a nivel nacional, como elemento de colaboración de clases.

La otra, sustentada por Recabarren, con el apoyo de los obreros del salitre, de las minas, puertos e industrias, que plantea su transformación en una central clasista, revolucionaria, de lucha por la transformación social.

Esta segunda posición triunfa ampliamente. Nace así la Federación Obrera de Chile, FOCH, primera central clasista de los trabajadores chilenos. Y ello es un importante aporte al desarrollo del movimiento obrero.

Con el surgimiento del Partido Comunista en 1912,con la FOCH en 1919, se puede hablar del proletariado de nuestro país como “una clase para sí” y del nacimiento del movimiento obrero de Chile.

Y este cambio de calidad se debe a causas objetivas y subjetivas. Las primeras tienen que ver al temprano aparecimiento en nuestro territorio de grandes conglomerados obreros, en las labores mineras especialmente.

Las subjetivas, estuvieron representadas por la titánica labor de Luis Emilio Recabarren y quienes lo secundaron, para unir, organizar y educar a los trabajadores.


Fuente:
Fragmento de Libro “Historia de la Asociación de Pensionados de Chile”
Autor: Iván Ljubetic Vargas, 1995.

Comparte este artículo: | Más