El “derrumbe” del Frente Amplio.(por Hugo Murialdo)

Alberto-Mayol.jpeg

A propósito de la entrevista que el sociólogo Alberto Mayol “concediera” al diario digital El Mostrador, se han publicado, en este medio, tres columnas en las que se crítica fuertemente algunas respuestas del precandidato presidencial del Frente Amplio.

En lo que se refiere a su opinión de que Cuba es una dictadura, coincido plenamente con las excelentes descripciones que hacen los colegas Roberto Ávila y Ricardo Candia sobre la mayor de las Antillas, mismas que constituyen unas clases magistrales de historia y una clara réplica a tan simplista opinión.

Dicho lo anterior, me quiero referir a las otras opiniones que expresa Mayol en la mentada entrevista. Ante todo, deseo informarle a Alberto Mayol que con fecha 19 de mayo de 2015, Clarín.cl publicó una columna (de mi autoría) con el título “Las condiciones objetivas están dadas… a crear el Frente Amplio” http://www.elclarin.cl/web/opinion/politica/15716-las-condiciones-objeti...), en la que concluyo: “Entonces, hago un llamado, porque las condiciones objetivas y subjetivas están dadas, y porque lo exige la gran mayoría de los chilenos, que los coordinadores de dichos movimientos se constituyan en un Frente Amplio transversal, democrático y sin egoísmos para tan noble tarea” (la fundación de la Segunda República vía Asamblea Constituyente). Hago esta aclaración, porque Mayol plantea que fue el primero en abogar por un Frente Amplio, más de un año después de la publicación de la columna mencionada. Creo que es importante poner las cosas en su lugar, máximo si se trata de un sociólogo y, por añadidura, precandidato a la presidencia.

En otra de sus respuestas plantea que “esto no es la retroexcavadora”. ¿Entonces qué propone, según Mayol, el Frente Amplio, más de lo mismo? Si se quiere cambiar el modelo, es necesario usar la retroexcavadora cargada con ideas y propuestas serias que vayan en ese sentido, empezando por el cambio de la Constitución a través de una Asamblea Constituyente. Cuando la derecha quiere cambiar el modelo y refundar el país, usa no sólo retroexcavadoras (de las físicas, de las verdaderas), sino además, tanques y aviones Hawker Hunter para bombardear la sede del poder ejecutivo y la residencia del Presidente Constitucional de la República (cuando Chile era una República, claro está), y se siente orgullosa de tan hermoso gesto.

Ante la pregunta de El Mostrador si “¿El triunfo del Frente Amplio es la entrada de Chile al eje bolivariano en América del Sur?”, Alberto Mayol responde con un rotundo “No, sin duda no”. Como su respuesta es así de parca, nos vemos obligados a suponer que prefiere subscribir la nefasta política de relaciones exteriores de nuestra Cancillería, es decir, seguir bien atados a la Alianza del Pacífico, que agrupa, además de la Copia Feliz, a Perú, Colombia y México, justo los países en que se da el caso de contar con los gobernantes más corruptos de América Latina. Entonces, también estará de acuerdo con el inepto ministro Heraldo Muñoz, quien declara que el ALBA no tiene ninguna trascendencia y, además, convoca a una reunión en la hermosa ciudad jardín y del festival, con el noble objetivo de recrear el TTP (o TPP).

Pero donde Mayol perdió todo pudor, es cuando se despacha la frase siguiente: “Allende no tuvo, tampoco, la capacidad política”. El personaje más importante de la historia de Chile (según la encuesta nacional realizada hace unos años por TVN), Ministro de Salubridad (justamente en el gobierno de Pedro Aguirre Cerda), diputado, senador, presidente del Senado, luchador social y político desde sus años universitarios, 4 veces candidato a Presidente de la República, cuyo gobierno fue el que ha hecho las mayores transformaciones en pro de las clases populares, este personaje digo, según el señor Alberto Mayol, no tuvo la capacidad política (no dice para qué). Y en esa misma respuesta, plantea –citando al historiador marxista Eric Hobsbaum, quien dice que el gran error de la Unión Soviética fue la falta de mercado-, que Allende no entendió la importancia del mercado. Nos puede explicar el señor Mayol, ¿qué tiene que ver la política económica de la Unión Soviética con la de la Unidad Popular? Para el conocimiento del insigne sociólogo, habrá que explicarle que durante el gobierno del “incapaz” presidente Allende, hubo más mercado que nunca en la historia de la Copia Feliz: fue una Economía Social de Mercado (además con intercambio de la mayoría de bienes producidos en Chile, no en China), debido a una mayor distribución del ingreso (le suena Keynes), que no tiene nada que ver con la Unión Soviética ni menos con la Economía de Libre Mercado (con colusiones, corrupciones, coimas, cohechos), como la que padecemos los habitantes de la Copia Feliz. Raúl Prebisch, el gran economista argentino de la CEPAL, lo explicó en múltiples ocasiones: “no puede haber economía social de mercado en países tan desiguales como los de América Latina y el Caribe” (y qué mejor ejemplo que el de Chile actua).

Pienso que el desconocimiento de la verdadera historia de Chile, especialmente del período de la Unidad Popular, por parte de Mayol, se debe a que el nació en 1975, por lo que, al parecer, la opinión sobre la UP y Allende, le fue enseñada por su señor padre.

Otra de las aseveraciones de don Alberto, se refieren a que Allende minimizó a sus adversarios y no se dio cuenta que estaba jugando un partido contra Estados Unidos, El Mercurio y la CIA; ¡qué lástima que Alberto Mayol no hubiese nacido antes para formular un plan que le permitiera a Allende, funcionarios, ministros, etcétera, hacer frente a tan poderosos enemigos (no adversarios), a la felonía de la dirigencia del partido Demócrata Cristiano, y a la traición de la fuerzas armadas y de orden! Le recuerdo una parte del último discurso del doctor Salvador Allende: “…porque en nuestro país el fascismo ya estuvo hace muchas horas presente en los atentados terroristas, volando los puentes, cortando la línea férrea, destruyendo los oleoductos y los gaseoductos, frente al silencio de los que tenían que proceder: estaban comprometidos. La historia los juzgará”.

En síntesis, hay voces dentro del Frente Amplio en que dicen que Alberto Mayol se habría autoproclamado precandidato del conglomerado; si es así, y al tenor de las opiniones expresadas en la entrevista en comento, pienso que sería menester que la dirigencia del Frente Amplio aclare si avalan todas y cada una de las susodichas expresiones. Ahora bien, si la dirigencia, o parte de ella, lo lanzó al ruedo para “quemarlo” (expresión muy actual), como candidato, cumplió su objetivo, pero no dejó de salpicar, afectando a todo el Frente Amplio.

Pienso que los integrantes de esta agrupación, deben abocarse a la confección de un programa de gobierno para explicitarlo y exponerlo ante la ciudadanía, evitando, por ahora, expresar las opiniones de cada uno de los precandidatos, pues esto perjudica a todo el movimiento, al transformarse en una verdadera Torre de Babel.

Una aclaración: variadas voces han hablado de una brecha generacional de algunos columnistas por las críticas a los movimientos políticos jóvenes, en formación. Por mi parte, puedo afirmar que en todas mis columnas referidas a los movimientos estudiantiles, he manifestado mi absoluto e incondicional apoyo, con una autocrítica en el sentido de que fuera de manifestar nuestra admiración por su tenacidad y esfuerzo (en condiciones muy adversas), los hemos dejado solos. No creo que las brechas generacionales tengan injerencia en la cosmovisión y actitud política de las personas.

Cito al doctor Salvador Allende: “ser joven y no ser revolucionario es una contradicción”. El problema radica en que esa contradicción existe, si no pregúntenle qué piensan los “jóvenes de Chacarillas”. Por algo, el presidente Allende la noche del triunfo en las urnas, eligió el balcón de la sede de la FECH para dirigirse a la nación y agradecer a sus adherentes por la victoria obtenida.

Post scrptum: Pienso que el Frente Amplio tiene todas las posibilidades de obtener un buen triunfo en las próximas elecciones: las condiciones están dadas, pues si como dijo el presidente de CODELCO, “que no había ni un puto peso”, lo cual me parece muy grave, me parece mucho más grave, incluso aterrador, que en nuestra casta política no quede ni una puta neurona. Y esto, compañeros del Frente Amplio, crea múltiples oportunidades.

Fuente:www.elclarin.cl

Comparte este artículo: | Más