Salario mínimo aprobado, verguenza nacional (por Manuel Ahumada Lillo)

SALARIO DIGNO.jpg

Pulso Sindical Nº 317 del 24 de junio al 02 de julio de 2016

El ingreso mínimo es una mierda.

Así se expresa el grueso de los trabajadores cuando se les informa el nuevo monto del mínimo que regirá hasta julio del 2018. Ni hablar de los calificativos que les endilgan a aquellos que hacen parte de este verdadero show del absurdo.

Nosotros no perdemos el tiempo en la calificación de tan monstruosa resolución. Solo podemos decir que nunca este ingreso mínimo ha satisfecho las aspiraciones de los trabajadores. No puede hacerlo, porque quienes determinan el monto no han intentado siquiera vivir con él para averiguar si sirve de algo.

El ingreso mínimo es apenas un guarismo a maldecir y debiese servir como detonante para la indignación popular. Aunque esto por si solo no es suficiente.

Solo es posible vivir dignamente cuando las necesidades básicas del grupo familiar están satisfechas. Y eso no se logra con este ingreso mínimo fijado por el gobierno. Tampoco ayudan mucho las otras propuestas de valor que salen a contradecir la opinión del gobierno y sus servidores. El monto del Ingreso Mínimo no es una competencia de valores sino, por el contrario, algo que nos obliga a pensar en cual es el ingreso justo que mejore de verdad la situación de los millares de abusados por el capital.

Un salario justo y digno solo será resultado de la lucha decidida de los trabajadores, quienes unidos en organizaciones poderosas y de clase, pasarán por sobre parlamentos y gobiernos exigiendo con la razón y la fuerza una mejor distribución de la riqueza.

Sin embargo y cuando los autoproclamados defensores de los trabajadores y del pueblo (léase partidos comunista, socialista y otros que se dicen de izquierda y centro) terminan avalando esté robo en despoblado, no se puede sino denunciarlos abiertamente y exponer su incapacidad de legislar considerando las demandas populares. Viven anunciando comisiones y mesas de trabajo para ver los problemas, instrumentos que dicho sea de paso también son una mierda.

Libero de esta crítica a los honestos y jugados militantes de esos partidos, que observan avergonzados como sus estructuras partidarias dan la espalda al pueblo que dicen representar.

A ellos, a estos militantes honestos, solo llamarlos a romper con las órdenes de partido y luchar sin ataduras por la dignidad del pueblo, cuestión que indudablemente implica destruir para reconstruir de nuevo, todas las estructuras e instrumentos que se han creado para aminorar y/o desactivar la rebeldía.

Hace algo más de 2 años, el gobierno y la CUT suscribieron un acuerdo sobre ingreso mínimo. Junto con fijar un aumento escalonado cuyo monto final de $ 250.000 regiría desde el 01 de Enero hasta el 30 de Junio de 2016, acordaron también la creación de una “comisión asesora salarial” de carácter tripartito donde patrones, gobierno y sindicalistas oficialistas, buscarían la manera de generar, entre otras, una propuesta que ordenara de alguna manera el aumento del monto de los ingresos mínimos futuros.

Esta comisión comenzó a funcionar el 1 de Julio del 2014 y emitió sus conclusiones el 21 de diciembre de 2015. ¿La mas importante de ellas?, El ingreso mínimo debe tener un reajuste anual real de 2,2% por los próximos 10 años.

Para la posteridad hay que decir que por los trabajadores participaron en representación de la CUT, Leandro Cortes, Pedro Muñoz, Juan Moreno y Fernando Carmona.

Cuando se aproximó la fecha de vencimiento del monto del ingreso mínimo comenzó la danza de valores.

En esta ocasión había como empezar. Al reajuste real de monto fijo (2,2%) debía aplicarse el IPC del periodo (Enero a Junio 2016) y de ahí saldría el valor del nuevo ingreso mínimo. Así los sugiere la Comisión Salarial Tripartita.

Entonces el ministro de Hacienda señor Valdes entrega en la mañana del martes 28 de Junio la propuesta del gobierno. El ingreso mínimo sube $ 10.000, desde el 1 de Julio del 2016 al 30 de junio del 2017. Con este valor casi se iguala la propuesta de la comisión tripartita salaria, pues si se considera un IPC de Enero a Junio de 2016 de 2% y se le suma el 2,2% anual estaríamos hablando de $10.500.

Nota: Para nuestro calculo consideramos un 0,3% para junio lo que sumado al IPC de enero a Mayo que es de 1,7% nos entrega el 2% del que hablamos.

Esta cifra del gobierno (los $10.000) es rechazada por la CUT y algunos parlamentarios oficialistas por “insuficiente.

Es aquí cuando el patrón Estado se da cuenta de que la esta embarrando y retira su oferta, presentando en reemplazo de la misma un monto de ingreso mínimo escalonado que se fija en: $ 257.500 desde el 1/7/2016 - $264.000 desde el 01/1/2017 - $ 270.000 desde el 1/7/2017 para llegar a $ 276.000 el 1/1/2018.

Las huestes gobiernistas en el Parlamento se dividieron y por falta de acuerdo votaron en contra de esta propuesta. Los Comunistas y la Izquierda Ciudadana votan en contra en la Cámara de diputados por que “la propuesta del gobierno es insuficiente y no se ha escuchado la opinión de la CUT y los trabajadores de Chile”.

La rechazada propuesta va al Senado donde es aprobada, vuelve el miércoles 29 donde los diputados y MILAGRO.

El mismo monto antes rechazado, ahora es aprobado.

Por obra y gracia de los dioses, los comunistas y la izquierda ciudadana consiguieron que el gobierno SIN CAMBIAR LOS MONTOS DEL INGRESO MINIMO, ahora si escuchara a la CUT y a los trabajadores chilenos.

Tan grande es el milagro que hasta el cierre de este Pulso la CUT aún no se pronuncia. Ha de ser muy grande la impresión.

Quiero reiterar el concepto del inicio.

Este ingreso mínimo de $257.500 y las demás cifras que componen el aumento para los próximos 24 meses, no son el monto sobre el que deben levantar su demanda los trabajadores. Son solo valores de los esbirros del capital que no puede ni debe guiar nuestro accionar.

Sin embargo es bueno observar como, imitando al mas negrero de los negreros, el gobierno se dio cuenta de que había dado un paso en falso al proponer los $ 260.000 y corrigió sobre la marcha, mandando al carajo las resoluciones de la mentada “comisión asesora salarial” que había formado integrando a patrones y cutistas. Pongan mucha atención a las cifras.

Ya hemos explicado que si se hubiera utilizado la formula de la comisión asesora salarial, el ingreso mínimo del 2016 hubiera quedado en $260.500.

Siguiendo este mecanismo, ¿cual hubiese sido el monto del mínimo el 1/7/2017?

Y aquí se va a la mierda el discurso del gobierno, la Nueva Mayoría, especialmente comunistas y socialistas, y también el de la CUT.

Tendríamos $260.500 que deberían reajustarse en 2,2% real y si prevemos un IPC Julio del 2016 a Junio del 2017 de 3,8% (los últimos 3 años promedian sobre el 4 % anual) tendríamos un valor de $ 276.130. O sea, algo más que mismo monto fijado a 24 meses.

Un año antes se habría llegado al mínimo que se acordó y usando sus mismas formulas.

Trabajador, no les creas pues solo les interesa el poder, rebélate contra esta maquina, edúcate, organízate y lucha. No hay otro camino.

MANUEL AHUMADA LILLO
Presidente C.G.T. CHILE

Comparte este artículo: | Más