Poesía: Un minuto de vida y otros relatos. (por Gonzalo de Córdova).

bombaatomica.jpg

Un minuto de vida

Aquella innombrable mañana,
muchos años de lacerante espera fueron recompensados.
Yuriko recibió al ansiado hijo primogénito
con sus vírgenes manos de madre.
Mientras dejaba desbordar sus sentimientos,
una cansina lágrima se deslizó por su mejilla.
Alzo un momento los ojos al cielo
para agradecer a sus milenarios dioses
y fue entonces que vio en las inalcanzables alturas
una luz enorme y brillante...
El hijo de Yuriko nació
cuando el reloj marcaba las 8:14 de la mañana,
el 6 de agosto de 1945...
...en Hiroshima.

Las manzanas de las herpérides

Hércules llego a las llamadas Columnas de Briareo,
después de cruzar todo el sur de Europa, las Galias y las tierras ibéricas.
Le tomó algunas jornadas más llegar a las laderas
del monte Atlas, en el norte de África.
Otro poco y las manzanas de oro de las Hespérides estuvieron a su alcance.
Luego de examinar detenidamente las plantaciones, cambio de opinión
y decidió no llevar consigo de regreso ninguna manzana.
Pensó que tal vez de ese modo lograría detener,
o por lo menos demorar, la hecatombe universal,
pués comprobó que cada manzana llevaba escrito el nombre
del hombre que la debía comer.

Las cenizas de Alejandría

Con las cenizas rescatadas del incendio
de la biblioteca de Alejandría,
en un húmedo y olvidado sótano del Serapeion,
mil seiscientos años después,
en el otro extremo del mundo,
un ciego bibliotecario escribió
un libro de arena...

Cuestión de sangre

A fines de la década de los años 30 del siglo XX,
el doctor Charles Drew era director de la Cruz Roja Internacional.
Ganó prestigio universal por haber desarrollado
el mecanismo de conservación del plasma de la sangre humana
para realizar transfusiones, logrando así salvar millones de vida
En 1942, el gobierno de su país, los Estados Unidos,
prohibió las transfusiones entre personas de diferente raza.
Era una afrenta demasiado grande
y el doctor Drew renunció irrevocablemente a su cargo.
Años después, el primero de abril de 1950,
el doctor Drew tuvo un accidente automovilístico
y quedó gravemente herido.
Según algunos reportes periodísticos de la época,
se le podría haber salvado la vida
con una urgente transfusión de sangre,
pero fue demasiado el tiempo que se demoró
en transportarlo a un segundo hospital.
El más cercano se había rehusado a admitir al doctor Drew,
porque era negro.

Tierra estéril

Felipe Mamani y Eulogia Choque se habían casado tres años atrás
y ella continuaba sin poder embarazarse.
Un campesino sin hijos es como la misma tierra sin semillas.
Pero no fue un caso lastimero en la comunidad
porque en esa época a casi todas las mujeres
de la región les ocurría lo mismo.
Fue entonces que los ojos de todos los hombres
apuntaron hacia el hospital del Cuerpo de Paz
"¡Gringos de mierda!", y los castraron.

Mandato divino

Asumió su mandato con el alma puesta en un objetivo:
hacer cumplir la Ley de Dios al pie de la letra.
Estaba decidido a terminar con la corrupción
dentro de la Iglesia, como correspondía,
a pesar de todos y de todo.
En eso discurrían aquella noche
los pensamientos de Juan Pablo I,
cuando sintió un extraño sabor
en la última copa de su vida.

Escuela de las Américas

En el momento de graduarse
en la Escuela de las Américas, en Panamá,
le preguntaron a aquel coronel,
próximo a ascender a general,
si podía resumir, en una frase,
su reciente experiencia en tan importante centro de formación.
El pundonoroso militar, sin amilanarse, respondió:
"El fin justifica... los miedos..."

Cuba

En el Mar Caribe hay una hermosa isla llamada Cuba.
Dicen que allí se tortura de forma inmisericorde,
que se violan los derechos humanos más elementales,
que no se respeta a las personas,
que no se permite la asistencia jurídica
a miles de detenidos políticos.
Y todo eso es verdad.
Todo eso se realiza en un tristemente célebre lugar de esa isla:
la base naval de Guantánamo...

Gemelas

Sabía que sus gemelas morirían aquel aciago día.
En la soledad de su inmensa y fría oficina.
el presidente repasó en su mente
el inescrupuloso y terrible plan.
Y en vez de utilizar sus poderes para evitarlo,
se cruzó de brazos,
y sonrió...

El muro

Lleva horas golpeando el sólido muro
con sus puños desnudos,
y ya le han comenzado a sangrar.
Muchos anos atrás,
cuando llegó a Berlín a estudiar,
tomo la decisión de luchar con denuedo
hasta verlo derrumbado.
¿Cuantos años han pasado?
¿Por qué aún no lo ha logrado?
En ese instante su pequeña nieta
Interrumpe sus cavilaciones:
-Abuelo, deja ya. Vamos a casa.
Ya no estás en Berlín,
Esto es Jerusalem.

Punto final

Su estirpe vegetal fue la primigenia colonizadora del
tercer planeta de aquel pequeño sistema solar.
fue anterior inclusive a todas las especies
de animales terrestres que luego la poblaron.
Después de tres mil millones de años,
el último ejemplar de su linaje
está siendo derrumbado
por las manos del último hombre que,
golpe a golpe, lo está cortando
para hacer con él
su propio ataúd.
**************
El autor:
Gonzalo de Cordoba
Nació en Choele-Choel, Rio Negro, al sur de la Argentina. Su verdadero nombre es Raúl Eduardo del Valle Pérez Hansen.
Paso su infancia y juventud en la Córdoba de los '60.
En 1976 llego a Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Ese mismo año comenzó su actividad teatral (y adopto el seudónimo de Gonzalo de Córdoba), para debutar como actor en 1977 con la obra "El Dúo" de Jorge Blanco, dirigida por Amilkar Jaldín.
Fuente:Revista PROA- Argentina

Comparte este artículo: | Más