Vidas Ejemplares: Ercilia Narváez, Hija Ilustre de Pudahuel.

La “Chila” cumple noventa años.
Ercilia Narváez, Hija Ilustre de Pudahuel.

Tamara Homel, concejala comunista de Pudahuel, resume atinadamente el sentir de los habitantes de la comuna: "Si uno no conoce a la Chila, no conoce Pudahuel". La figura de Ercilia Narvaez, que cumplió noventa años, como Hija Ilustre de Pudahuel y con la medalla Elías Lafertte en su pecho, "es el reflejo y la iluminación que requieren muchos para seguir en la lucha. La Chila es una destacada militante y ella siempre nos ha dicho que hay que permanecer, hacer y estar. Ella y otras mujeres organizaron un gran movimiento para luchar en contra de la dictadura".
Actualmente, Ercilia es la secretaria política de la célula "Susana Muñoz", y la presidenta del club de adulto mayor "María Ignacia", desde 1998. Los jóvenes la admiran y la quieren, tanto así que las juventudes comunistas de Pu¬dahuel pusieron su nombre a la dirección comunal. En el marco del Día Internacional de la Mujer, y como un homenaje a su cumpleaños, Ercilia Nar¬vaez, recibe este viernes la distención de Hija Ilustre de la Comuna de Pudahuel.
Desacatada dirigente social, militante comunista, Chila vive en la comuna de Pudahuel desde el año 1948, cuando esta se llamaba Barrancas: "Yo tenia como 18 años y me fui con mi madre a vivir primero a Quinta Normal y después vimos que vendían unos terrenos por este sector (Pudahuel en la actualidad). Primero se vino mi ma¬dre a fines del 47 y nosotros llegamos un año después. En esos años aun no había electricidad. Conocimos a Bernardo Araya y su mujer, que vivían acá cerca, entonces hacíamos reuniones del partido en mi casa. Hice una gran amistad con María, esposa de Bernar¬do. Ella tenía un horno de barro y hacia pan amasado, me llamaban para que fuera a buscar el pan calientito. Después se fueron a la población Lautaro, y cuando mi hijo se recibió de profesor en la Escuela Normal Abelardo Núñez, Bernardo con María fueron a la ceremonia. Sentí mucho lo que les paso por culpa de la dictadura.
En 1958 se traslada a la comuna de Renca a un terreno que adquiere con su marido. Siempre interesada en militar formalmente en el Partido Comunista, se incorpora en 1960 a la célula de mujeres numero uno en la población Luis Emilio Recabarren, donde se convierte en una de las representantes de la Unión Nacional de Mujeres, organización que destaco por los comités populares de trabajo en las campañas presidenciales de Salvador Allende y en los movimientos contra Estados Unidos y la base Guantánamo en Cuba.
Trabajo en esa época en el Consejo de Defensa del Niño en San Miguel, donde fue dirigente sindical. Fue despedida al comienzo de la dictadura, lo que no la amilano para continuar su actividad política junto a mujeres como Ele¬na Caffarena.
Al cumplir 90 años, en ple¬na actividad, Chila evoca sus comienzos partidarios: "Cuando conocí a mi compañero, Juan Ahumada, el y toda su familia eran comunista, provenientes de Ovalle. Cuando sus padres fueron relegados a Iquique y la casa de ellos era la casa del partido, mi marido era un niño y recibieron en su casa a Luis Emilio Recabarren. También hacían clases de alfabetización. Cuando conocí a mi compañero, en Sierra Bella con Bío Bío, no sabia de política, no estaba ni ahí como dicen los jóvenes. Mi madre era me¬dia tiraíta para los socialistas, como mi padrastro lo era. Juan me iba explicando sus ideas y empecé a meterme en el parti¬do, pero mi marido era machista y no me dejaba tener el carnet, aunque igual yo asistía a las reuniones".
¿Cuando comienza a involucrarse en el tema vecinal?

"Cuando llegamos acá en 1948, la población San Pablo estaba dividida. Entonces empezamos a organizarnos, como somos los comunistas, buscando gente. Aquí no teníamos luz, agua, alcantarillado, las calles estaban llenas de tierra. Se lucho para que fuera una sola población. Con los compañeros se obtuvo una casa, que ahora es de la Junta de Vecinos Numero 7 y esta es la 9, porque durante la dictadura separaron la población y ahora nosotros no somos San Pablo, sino que Florentina, desde Mapocho hasta San Francisco. Se peleo por la pavimentación de la calle Serrano y cada poblador puso plata para sacos de cemento, también peleamos por la locomoción. A mi me tocaba ir a hablar con un señor de apellido Amor, porque aquí la locomoción llegaba hasta San Pablo con Serrano nada mas. Toda la lucha la hicimos los pobladores".
¿ Y como ingresa formalmente al partido?
"Antes había un solo regio¬nal y Ana Tapia, que era la secretaria política, le decía a mi marido que cuando me iban a dar el carnet. Después nos fuimos a vivir a Renca, a la población Luis Emilio Recabarren. El año 60 hubo un encuentro de mujeres latinoamericanas y yo fui como delegada. Recuerdo que el 2 de enero de ese mismo año nos queríamos tomar la embajada norteamericana que estaba frente al Parque Forestal, llegaron los carabineros y nos llevaron a la primera comisaria, mientras cantábamos una canción que decía "adelante cubano...". Nos empezaron a pedir los datos y yo escuche a una compañera que dio otro nombre y dirección, no nos exigían ni el carnet... Entonces, cuando llego a mi, yo di otra dirección y nombre. Era para después llamarnos al juzgado. El año 1960 yo ya tenia mi carnet del partido".

¿Y qué pasó después?
"Cuando me vine nuevamente a vivir a Pudahuel comenzamos a luchar de nuevo y entre a trabajar al Consejo de Defensa del Nino, el ano 1966. Alii fui dirigente sindical y luego me exoneraron en la dictadura, porque los sindicatos se disolvieron. El año 90, cuando se democratizaron las juntas de vecinos, entre comillas porque todavía hay algunas dirigidas por gente nada que ver, me postularon para presidenta y saque la tercera mayoría y con primera mayoría salió un señor al que le gustaba mucho el trago y cuando fue a votar lo hizo en estado de ebriedad, por tanto el juez dijo que no podía ser elegido. La segunda mayoría, Juan Fuentes, quedo como presidente y yo como vicepresidenta. El 93, Fuentes, que era diácono, renunció porque tenía mucho trabajo, por lo tanto quedé yo hasta el año 98. En esos años trabajamos arduamente, se pavimentaron muchas calles como María teresa, maría Ignacia, Canalejas, Chañarcillo y Santa Ana”.
Tiene razón la concejala Tamara Homel:” Quién no conoce a la Chile, no conoce Pudahuel”.
Fuente: Diario El Siglo-Marzo-2012.

Comparte este artículo: | Más