PULSO SINDICAL Nº 343 DEL 04 AL 15 DE OCTUBRE DE 2017 (Manuel Ahumada Lillo)

CIUS CAMINO A LA CCT.jpg

Octubre está marcado por fechas señeras que siempre deben estar en el corazón, no solo de los trabajadores, sino de todos aquellos que sueñan y luchan por una sociedad más justa y digna.

El Día de la Memoria y el Compromiso Sindical fue una resolución del XI Congreso de la CGT y es asumido también por el CIUS y sus organizaciones. Tiene por objetivo recordar a todos aquellos luchadores públicos y anónimos que, dejando de lado muchas veces hasta su bienestar, se la han jugado por los derechos de la clase trabajadora.

Se conmemora el 6 de Octubre pues este es el día en que en 1973 son fusilados 11 obreros ferroviarios en el Cerro Chena de San Bernardo y este año fue recordado con la tradicional romería nocturna del CIUS en el Cementerio General de Santiago y un acto solemne el 7 de octubre, en el mismo lugar donde estuvo ubicado el centro de detención y tortura conocido como “la casa del techo rojo”.

El chavismo está vivo: un primer análisis de las elecciones regionales.

unnamed.jpg

El contexto

Estas elecciones regionales vienen precedidas de un ciclo de violencia aupado por los factores antichavistas dentro y fuera de Venezuela. Luego de cuatro meses de violencia y de que la oposición venezolana intentara boicotear las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el chavismo logra llevar el conflicto hacia la ruta electoral. La narrativa de que en Venezuela existe “una dictadura” quedó descolocada con la participación de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en estas elecciones.

Venezuela sufre además un ciclo de sanciones políticas y económicas auspiciadas por la Casa Blanca. Señalan la ausencia de garantías democráticas en Venezuela. Por otro lado, la Organización de Estados Americanos (OEA), claramente tutelada por EEUU, se basa en el mismo señalamiento y en diversas oportunidades auspició actos de deslegitimación de estas elecciones omitiendo incluso la participación de las fuerzas opositoras en ellas.

Chile: Comunistas chilenos saludan triunfo del pueblo de Venezuela

pcchile.png

Estimado Compañero Arévalo Méndez R.,

Embajador en Chile de la hermana República Bolivariana de Venezuela,

Por su intermedio felicitamos al pueblo venezolano, a su gobierno y al Partido Socialista Unido de Venezuela por la victoria obtenida hoy en las elecciones de gobernadores regionales.

La alta participación de la ciudadanía en un proceso electoral realizado en forma ejemplar es señal inequívoca del deseo mayoritario del pueblo venezolano de resolver su destino en forma democrática y pacífica, conforme al ordenamiento jurídico de la nación.

Asimismo, el triunfo de las fuerzas progresistas y revolucionarias, en medio de tantos problemas provocados por la campaña injerencista del imperialismo, es una clara demostración de la solidez de las ideas chavistas y del apoyo del pueblo a su Revolución Bolivariana.

Finalmente, reiteramos nuestro apoyo y solidaridad de siempre.

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Santiago de Chile, 15 de octubre, 2017

La perdida noción de clase en el sindicalismo chileno (por Paul Walder)

huelga.jpg

En 1973 existían en Chile más de seis mil sindicatos con 934 mil afiliados. Un registro que llevó la tasa de sindicalización a cerca de un 40 por ciento de la población activa, techo histórico jamás recuperado. A partir de entonces, tras 17 años de dictadura y casi tres décadas de transición neoliberal, la tasa de sindicalización se halla en el otro extremo. El fenómeno es atribuible a la persecución de las organizaciones laborales y sus dirigentes durante la dictadura, que no sólo continúa sino que se profundiza durante los años de la transición. En 1990 los trabajadores chilenos registraron una tasa de sindicalización del 18 por ciento, que bajó a 14 por ciento en 2013.

PULSO SINDICAL Nº 343 DEL 16 DE SEPTIEMBRE AL 03 DE OCTUBRE DE 2017 (por Manuel Ahumada Lillo)

FUSILADOS EN CERRO CHENA.JPG

Foto:Fusilados en Cerro Chena 1973
Elegir el 3 de Octubre para fijar el cierre de este Pulso no es algo antojadizo, se vincula a una de las etapas más duras y bellas de mi vida. No se ve bien hablar ni escribir en primera persona, pero cuando hay hechos que trascienden al tiempo y que explican la posición y conducta asumidas, bien vale por una vez dejar de lado el colectivo y exponerlos.

El 3 de Octubre de 1973, hace 44 años, volví a recibir los pinchazos del sol en diferentes partes de mi cuerpo y sentí que me volvía a la vida. Ese día comenzaba como todos los días de las últimas semanas para las decenas de prisioneros que yacían en “la casa del techo rojo”, el campo de prisión y tortura montado por el Ejército en el Cerro Chena de San Bernardo.

Con puntualidad nazi llegó el vehículo de los torturadores. Escuchábamos el motor a cientos de metros y sabíamos que comenzaba un día más de dolor.

Plebiscito No+AFP alcanza el millón de votantes (por Rodrigo Fuentes)

auno846234-1200x600-340x310.jpg

Con más del 90 por ciento de las actas escrutadas del Plebiscito Nacional convocado por la Coordinadora No más AFP, ya totalizan 993 mil 475 votos, según el último informe que fue dado a conocer por la instancia ciudadana.

Según el detalle informado por la Coordinadora, 403 mil 142 personas le dijeron No a las AFP, a través del voto electrónico, y de manera presencial, 558.177 preferencias se manifestaron en contra de seguir con el actual sistema de capitalización individual, es decir, el total de sufragios por esta opción alcanzó los 961 mil 319 votos.

Pese al hostigamiento constante y los cañonazos virtuales, Venezuela sigue su camino (Por Aram Aharonian)

venezuela-300x175.jpg

Todas las tácticas de la guerra de cuarta generación, incluida la de espectro completo (dimensión social y geográfica) se han empleado simultánea y continuamente contra Venezuela, desde 2001 y en especial desde abril último: guerra cultural y de ideas, guerra económica y financiera, amenaza de guerra tradicional o militar.

Empresas, gobiernos, instituciones financieras, bancarias, políticas, diplomáticas, militares y mediáticas internacionales, participaron –y participan- de esta guerra, con la complicidad de la oposición política y un poder fáctico que aún coexiste en Venezuela.

Hoy, desde el gobierno bolivariano se señala que se ha logrado dominar las poderosas herramientas del adversario en el terreno digital (en especial las redes sociales) y salir victorioso en un conflicto que movilizó millones de dólares, tecnologías de última generación y una élite de expertos en lucha electrónica, realidad virtual y publicidad de la “democracia”.

Quinta declaración de Historiadoras e Historiadores en apoyo al pueblo mapuche

mapuche.jpg

"desistir de toda acción represiva, derecho a la autonomía política en Wallmapu"
Desde los albores de la Conquista, hasta la instalación del modelo neoliberal, el Wallmapu ha sido objeto de constantes invasiones. Tanto el proyecto colonizador hispano, como la política de ocupación de territorios del Estado chileno y los proyectos extractivistas del gran capital, han operado con extrema violencia contra el pueblo nación mapuche. Esto no nos deja indiferentes. Como historiadores, como profesionales de las Ciencias Sociales y como sujetos políticos, hemos manifestado, en más de una ocasión, nuestro repudio a estas prácticas coloniales y hemos hecho explícita nuestra solidaridad con las comunidades afectadas. En esta ocasión reiteramos:

Los mapuches y la insaciable sed fratricida de nuestros gobernantes (Juan Pablo Cárdenas S.)

cardenas.jpg

Una de las acciones más siniestras del actual gobierno es la operación policial para detener a los dirigentes del pueblo mapuche e intentar formalizarlos por la Ley Antiterrorista. Es decir, mediante la misma Ley que nos heredada el Dictador y que muchos políticos oficialistas se comprometieron a nunca aplicar contra nuestro principal pueblo originario.

Además de la represión violenta, de la creciente militarización de la Araucanía, las redadas nocturnas y las detenciones arbitrarias, son varias las víctimas fatales del pueblo mapuche de manos de los agentes policiales. Quienes, más tarde o más temprano, inevitablemente serán reconocidos, al igual que los miembros de la Dina y la CNI, como terroristas de Estado y autores de delitos de lesa humanidad.

Distribuir contenido